Fuera de lugar

09 Junio 2022
Fuera de lugar

Sucedío hace un tiempo. Cuando parecía que aquella pandemia llegaba al final pero no.

El autor indie, así le gustaba considerarse, tenía una idea para una novela juvenil.

El tema era la necesidad que tiene un adolescente de encajar en su mundo, pero que por otro lado quiere preservar su individualidad. El adolescente ve que hay una inmensa mayoría que parece alienada. Son diferentes a él pero muy similares entre ellos.

El protagonista se siente extraño porque por un lado no está cómodo siendo distinto, y por otro no le gusta cómo son el resto. Vive una contradicción.

Además, tiene la sensación de que esa uniformidad generalizada se debe a algo extraño que los anula como individuos y los convierte en una masa uniforme. Es como si algo los hubiese transformado… en idiotas.
Era ahí cuando debería surgir la llamada a la acción en la novela. Tenía que suceder algo que obligase al adolescente a actuar. ¿Quizás una fuerza sobrenatutal estaba transformando parte de la población y él debía evitarlo?
Era obvio que la idea estaba en pelotas ya que el conflicto no aparecía por ningún lado. El autor indie, así le gustaba considerarse, tenía que darle unas cuantas vueltas más para que esa idea tuviese cara y ojos. De momento la dejó aparcada.

Días más tarde, cuando el autor indie, así le gustaba considerarse, fue a grabar un vídeo -necesitaba dinero y cogía cualquier trabajo- de una entrega de premios literarios en una librería, y se encontró que el único que llevaba la mascarilla, por aquello de la pandemia, era él, ese embrión de idea para la novela que le había estado rondando por la cabeza volvió de nuevo.

No estaba cómodo siendo distinto, pero no le gustaba cómo era el resto.
¿En qué se habían transformado?

Si te ha gustado este relato, puedes hacer un pequeño donativo y me tomaré un café a tu salud. Y si el donativo no es tan pequeño, pues me tomaré algo más sabroso.

Muchas gracias por tu contribución.

Kike Fernández

Estos son los últimos relatos.

La bestia de la valla

El perro no paraba de ladrar. Eran las cuatro de la mañana y ya estaba dando por saco. No lo h...

La marca del bocazas

Sabía que la había vuelto a cagar. Otra vez. Y mira que se lo decían. -Vigila con esa boca que t...

Es difícil mantener a la bestia a dieta.

Cada mañana salía de casa cargado de buenas intenciones. -Hoy va a ser un buen día. Tranquilo. S...

Suscríbete a mis boletines si quieres estar al día sobre mis publicaciones.

Design Escapes

web diseñada por Kike Fernández